Por Martha McLaughlin

La comprensión de que la adicción está asociada con cambios en el cerebro tardó en llegar. Durante años, los investigadores solo pudieron examinar los cerebros después de que las personas habían muerto, y no pudieron ver diferencias obvias entre los que sufrían de adicción y los que no.

Afortunadamente, las herramientas de investigación han mejorado considerablemente, y ahora tenemos una comprensión mucho mayor de cómo los sistemas cerebrales hacen que las personas se consuman con una sustancia o comportamiento. Pero todavía hay mucho que aprender.

Sabemos que existen diferencias, por ejemplo, entre la forma en que se ven afectados los hombres y las mujeres, y sin duda hay más variaciones relacionadas con el género por descubrir. Tampoco siempre está claro qué cambios cerebrales son el resultado de la adicción y qué drogas son una causa potencial.

Placer y dolor

Control cerebralLo que sí sabemos es que el cerebro humano está diseñado para que los comportamientos que promueven la supervivencia de la especie sean placenteros y la gente quiera repetirlos. Actividades como comer, sexo y vinculación social hacen que un área del cerebro llamada área tegmental ventral produzca el neurotransmisor dopamina. Los neurotransmisores son mensajeros químicos que afectan al cuerpo al unirse a las células receptoras, como llaves que encajan en las cerraduras.

Cuando la dopamina viaja a través del cerebro, se une a los receptores en múltiples áreas, incluida una llamada núcleo accumbens, que está asociada con la motivación y la emoción. El aumento de dopamina provoca sentimientos de placer y ayuda a las personas a aprender a repetir cualquier comportamiento que lo haya causado. Cuanto mayor sea el aumento, más fuerte será la asociación. El Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas informa que las drogas pueden liberar hasta 10 veces la cantidad normal de dopamina, y señalan que a veces se dice, por esa razón, el abuso de drogas es algo que la gente aprende a hacer muy, muy bien.1

El cuerpo humano tiene formas de restaurar y mantener el equilibrio cuando siente que algo anda mal, y cuando está inundado con demasiada dopamina, reacciona. Reduce el número de receptores de dopamina o hace que los existentes sean menos sensibles. Es por eso que se desarrolla la tolerancia a un fármaco, lo que hace que las personas necesiten más con el tiempo.

También explica por qué los que sufren de adicción pierden interés en otras actividades, que ya no producen las sensaciones de placer que antes producían. Parece que una de las razones por las que algunas personas son más propensas a desarrollar adicción es que tienen una cantidad más baja de un receptor de dopamina llamado D2 que la mayoría de las personas.2

La adicción no solo afecta las partes del cerebro asociadas con el placer, sino también las partes asociadas con el dolor. Entre otras tareas, la región del cerebro conocida como corteza cingulada anterior (ACC) ayuda a las personas a regular las emociones y procesar los conflictos. El ACC es más pequeño y más débil en las personas que se enfrentan a la adicción. Un experto señala que debido a los cambios en el ACC, las personas que sufren de adicción tienen una menor capacidad para superar los desafíos naturales y pueden comenzar a sentir que el dolor es insuperable.3  Esto contribuye al círculo vicioso de personas que recurren a la droga de su elección para hacer frente cuando surge un conflicto.

Recaída y recuperación

Uno de los misterios en la investigación de la adicción ha sido qué causa la recaída en personas que parecen estar bien. Los investigadores creen que están más cerca de comprender una posible causa biológica. Los estudios en animales han demostrado que parece haber un período de tiempo después de que se detiene el consumo de drogas en el que disminuyen los antojos de la droga, pero luego vuelven a aumentar, alcanzando su punto máximo después de tres meses de abstinencia.

Los antojos parecen estar asociados con ciertos receptores en el núcleo accumbens a los que les falta una subunidad, lo que hace que respondan con más fuerza a las señales de consumo de drogas. Cuando los investigadores bloquearon los receptores, los antojos disminuyeron a niveles casi normales.4

Los nuevos tratamientos para la adicción están en el horizonte, pero incluso sin ellos, la buena noticia es que el cerebro puede sanar significativamente. Se ve que la reducción del ACC, por ejemplo, se revierte después de que las personas se recuperan de la adicción. El cerebro también puede crear nuevos caminos, rompiendo viejas asociaciones y recableándose para crear otras nuevas.

El tratamiento de la adicción puede ayudar a las personas a comprender qué esperar en las diversas etapas del proceso de recuperación y brindarles las herramientas que necesitan para combatir los antojos y controlar las emociones negativas mientras el cerebro se reconstruye. Un cerebro que aprende la adicción también puede aprender a escapar de la trampa.


1 "Drogas, cerebros y comportamiento: la ciencia de la adicción.” Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas, consultado el 13 de abril de 2018.

2 Ryback, Ralph. “¿Podría estar en riesgo de adicción instantánea?" Psychology Today, Agosto 18, 2015.

3 Gravagna, Nicole. “¿Cómo la adicción cambia físicamente el cerebro?? " Forbes, Agosto 22, 2017.

4 Piore, Adam. "Reiniciar el cerebro adictivo". Saber más, Abril 2, 2015.